domingo, 15 de noviembre de 2015

Aventuras por el Campo

¡¡¡Hola a Tod@s!!!
¿Qué tal habéis pasado el fin de semana?¿Habéis descansado o habéis hecho algo especial?

En esta entrada os voy a contar un poco como ha sido mi fin de semana, que para variar un poco y dejando de lado la rutina de los trabajos de clase, ha sido diferente y ya se necesitaba un cambio para desconectar de algunas cosas. Ahora, en cuanto deje de estar magullada y con agujetas, tocará ponerse a tope para terminar todo lo de clase a tiempo, para dedicar las vacaciones de Navidad solo a estudiar para los exámenes y disfrutar.

Quería haber hecho un vlog para el canal de mis aventuras el sábado por Cercedilla con Vin y Miranda, pero debido a algunos de los percances y cosas que pasaron (y que os contaré a continuación), no pude grabar apenas, así que os dejaré una selección de fotos y algún vídeo graciosete.
Miranda hizo más fotos (y más graciosas que las mías) y como no sé si les molestará que suba sus fotos me centraré en los paisajes, pero vamos que yo os dejo una pequeña selección simplemente para que veáis que lugar más bonito.

"Let´s go"

Para empezar, esta semana mi finde comenzó el jueves (cosa poco habitual, ya que tengo clases prácticas los viernes), porque se canceló la actividad a la que íbamos (ahora tendremos que ir por nuestra cuenta a ver la exposición de Bonnard), así que desde que comenzaron las clases, esta semana he tenido un juernes, que como necesitaba desconectar, en vez encerrarme en casa y ponerme con los manuales de arte y los apuntes, pasé la tarde paseando por el Retiro.
A mis amigos se les ocurrió que podríamos ir a Toledo el sábado, así que avisé a Vin pa que se uniera y este avisó a Miranda. A lo largo del viernes este plan se canceló y como plan súper improvisado, Vin, Miranda y yo nos fuimos a pasar el sábado a Cercedilla haciendo senderismo. Tuvimos bastante suerte y e hizo bastante buen tiempo el sábado y pudimos disfrutar de un paisaje precioso.
Me levanté temprano para prepararme y meter la comida en el tupper. Habíamos quedado a eso de las 11 para coger el trena a Cercedilla, pero salimos algo más tarde porque Vin se retrasó, pero se le perdona porque me trajo un café de starbucks (al que no saqué fotos, pero vamos uno de estos):
 El trayecto en el tren fue tranquilo, fuimos hablando de muchísimas cosas y tuvimos un percance con la botella de agua de Miranda, pero fue más lo que nos reímos que cualquier otra cosa. Tengo que decir que me alegró bastante conocer mejor a Miranda, por lo general me cuesta mucho relacionarme con la gente y abrirme porque de primeras soy muy tímida, pero me reí y me lo pasé genial.
A la llegada a Cercedilla, parada obligatoria en el baño y en el chino para hacernos con picoteo y directos a los senderos para hacer, en primer lugar la ruta azul y luego la roja. Subimos hablando, riéndonos, haciendo fotos, disfrutando del paisaje y sobre las dos y pico paramos junto a un riachuelo a comer, para luego continuar con la caminata. Como los 3 somos un poco torpes, íbamos contando los tropezones que nos pegábamos para ver quien ganaba, decir que Vin nos llevaba la delantera todo el día, hasta mi victoria indiscutible al comer suelo (pero eso lo cuento más adelante)
 Vin lo bautizó como el círculo del sacrificio.
 Para comer me llevé cuscus con cebolla, pimiento, pepino y pollo.
 Esta es la única foto con el jeto de los tres, pero porque ya está también en instagram y facebook.
Esta seta era más grande que mi cabeza.
 Vin hace amigos fácilmente.
video
 A lo largo de todo el camino nos encontramos estas puertas de paso. Nuestra teoria es que eran puertas para complicar el paso a los zombies... pero con el ruido que hacen, más bien sirven para atraerlos.
 

Creo que estuvimos subiendo la montaña por los senderos durante 4 o 5 horas entre las dos rutas y paramos a descansar junto al riachuelo cuando comimos y luego en un claro. Volvimos a parar más arriba cuando yo, muy estrepitosamente decidí que quería besar el suelo. En verdad lo que pasó fue que mi zapatilla se enganchó en una rama que salía del suelo en el momento en que daba un paso y la ley de la gravedad hizo el resto. Terminé un poco magullada, pero lo peor me lo llevé en la mano izquierda y en la boca (desde ese momento tengo el labio inferior el doble de su tamaño habitual).
Habiéndoles pegado a Miranda y Vin el susto de sus vidas, este fue el punto, aunque intentamos subir un poco más, una vez me hube limpiado la sangre y demás, de decir, vamos regresando y menos mal, porque cuando nos fuimos a dar cuenta (íbamos un poco distraídos, especialmente Vin que era el que nos guiaba), había caído la noche y no veíamos nada a dos palmos de nuestra cara, así que con las linternas de los móviles y un poco asustados porque de repente el bosque daba muy mal rollo, bajamos lo que nos quedaba del trayecto a la estación lo más rápido que pudimos.
En la estación pasamos de nuevo por el baño y descansamos un poco, nos tomamos el café y los zumos y unas magdalenas que llevó Miranda, esperando hasta que llegó el tren. Para la vuelta en el tren estábamos agotados e íbamos entre hablando y dejándonos dormir.
A mi, después del tren me tocaba coger varios metros para llegar a casa, pero tuve suerte y no tuve que esperar por ninguno, así que llegué pronto, pero muy cansada y algo dolorida; aún así, me lo pasé genial y me encantaría repetir de nuevo.
Hoy lo dediqué a vaguear y a hacer cosas en el piso porque la verdad, aunque no tengo tantas agujetas como cabría esperar, si que me duelen los lugares donde me golpeé xD

Bueno, este ha sido mi fin de semana, ahora toca comenzar la semana y las clases con fuerza. Espero que hayáis tenido un buen fin de semana.

¡¡¡Hasta Pronto!!!


1 comentario: